Secciones Omitir vínculos de navegación
Actualidad
Las parroquias de Villahermosa y Fuenllana celebran el Jubileo en Almodóvar del Campo.
publicado el viernes, 8 de noviembre de 2013

Villahermosa y Fuenllana se trasladan hasta el pueblo natal de San Juan de Ávila, declarado doctor de la Iglesia por Benedicto XVI el 7 de Octubre de 2012.
¿Qué es un Jubileo? Un Jubileo o Año Santo es un tiempo en el que la Iglesia se introduce en un proceso de carácter espiritual y pastoral, vivido personal y comunitariamente, encaminado a renovar su fe y su misión por medio de la conversión a Cristo. El jubileo tiene sus orígenes en el Antiguo Testamento. La ley de Moisés había determinado para el pueblo hebreo un año particular: "Declararéis santo el año cincuenta, y proclamaréis en la tierra liberación para todos sus habitantes" (Lev 25, 10-13). La celebración de este año llevaba consigo, entre otras cosas, la restitución de las tierras a sus antiguos propietarios, la remisión de las deudas, la liberación de los esclavos, y el reposo de la tierra. La trompeta con que se anunciaba este año particular era un cuerno de morueco, que se llama "yobel" en hebreo, de ahí la palabra "Jubileo". En el Nuevo Testamento, Jesús se presenta como Aquel que lleva a su cumplimiento el Jubileo antiguo, ya que Él ha venido a "predicar el año de gracia del Señor" (Is 61, 1-2). En la tradición católica, el jubileo es un gran acontecimiento religioso. -El año de la remisión de los pecados y de sus penas. -El año de la reconciliación, de la conversión y de la penitencia sacramental. -El año de la solidaridad, de la esperanza, de la justicia, del empeño por servir a Dios en el gozo y la paz con los hermanos. -El año de Cristo, portador de la vida y de la gracia a la humanidad. -Es una invitación abierta a todos los cristianos y también a los que se encuentran distantes en la fe y desean volver de nuevo a la vida cristiana. ¿Qué es la indulgencia plenaria? El deseo de recibir la gracia de la conversión en este Año Jubilar, encuentra uno de sus dones en la Indulgencia Plenaria dispensada por el Vicario de Cristo. Esta gracia extraordinaria nos asegura la remisión total de nuestros pecados y de la huella negativa con que éstos gravan nuestra vocación bautismal a reproducir la imagen de Cristo y ser sus testigos. La indulgencia puede recibirse para uno mismo y también puede ofrecerse solidariamente por los difuntos. El modo de acoger este don restaurador es celebrar la confesión sacramental (que puede hacerse ocho días antes u ocho días después de participar en la Misa Jubilar); recibir la Comunión Eucarística y orar por las intenciones del Papa.
Más Imágenes
Ermita de Santa Brígida. Aquí solía peregrinar la madre de San Juan de Ávila para pedir a la Santa un hijo.
ampliar imagen
Exposición sobre la vida y obra de San Juan de Ávila.
ampliar imagen
ampliar imagen
Oratorio en la Casa natal del Santo. Contiene al Santísimo y una reliquia de San Juan de Ávila.
ampliar imagen
Cueva al lado del oratorio. Aquí pasó Juan de Ávila tres años viviendo y rezando.
ampliar imagen
Casa natal de otro gran santo paisano nuestro: San Juan Bautista de la Concepción. Reformador de la Orden Trinitaria.
ampliar imagen
Calendario
«marzo»
lumamijuvido
272812345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829303112
3456789
Enlaces Enlaces externos
atrás arriba