Secciones Skip Navigation Links
Villahermoseñ@s
José Luis Merino Lomas y Tomás Jesús Serrano Sánchez a un paso del sacerdocio.
publicado el Wednesday, July 29, 2009

El sábado 5 de septiembre, a las 10´30h, en la S.B.I. Catedral, el Sr. Obispo de Ciudad Real ordena diáconos a estos dos jóvenes villahermoseños. ¿Te lo vas a perder? Pondremos autobús.
video invitación:
http://www.iglesiaenvillahermosa.
com/ver_videos.aspx?id=18

¡Que la vida es vocación!

Queridos amigos: Paz y Bien.

La vida del hombre está orientada hacia un fin, una realidad, un sueño. Todos los actos y actitudes, entonces, girarán hacia esa meta. Es decir, toda su persona se irá configurando en torno a esa (como lo llamarían lo moralistas) Opción fundamental.

 Son muchos los que de una manera u otra ponen a Dios en ese horizonte. Hablar de la vocación es hablar de la vida y de la existencia humana, es mirar la vida como un regalo y ofrecerla como tal al mundo y a los demás  ¿Quién no siente o ha sentido el anhelo incesante de llegar a ser más? ¿Quién no lucha por mejorar su estado actual? ¿Cuántas veces en nuestra vida habrá rebosado la pregunta del “qué hacer ahora”?

Creo que estaríais de acuerdo conmigo al afirmar que todos hemos pasado por esta serie de interrogantes. Respondidos y frustrados en la medida de nuestras posibilidades.

Ahora bien, amigo/a lo que te propone el Señor, tu Dios, va más allá de los ideales y utopías, más allá de realizaciones personales y de metas conseguidas, te propone la felicidad desde la realización plena de tu persona. Te muestra cual sería tu mejor opción en la vida, tu mejor camino a escoger, tu mejor realización personal. Esto es la vocación: una llamada u ofrecimiento (querer de Dios) y una repuesta (libertad total del hombre). Y esto (lo de la vocación) no es la teoría de unos teólogos radicales que dedican su vida a cosificar la vida de los demás, sino la experiencia de un pueblo que ha visto como Dios ha ido marcando su devenir.

Miremos a la Sagrada Escritura, ella nos mostrará esa experiencia. Desde Abraham a David, pasando por Moisés hasta llegar a Juan Bautista y a María…todos han leído su vida a la luz de Dios, han escuchado al creador y han respondido a su querer. ¡La criatura responde fielmente a la voluntad de su creador! Esta es la mejor opción de nuestra vida: escuchar a Dios y responderle, dentro de nuestras posibilidades, con fidelidad y entrega.¡Hasta el Hijo de Dios fue obediente al Padre hasta la muerte!

Desde estas líneas te ruego que pidas por nosotros: los seminaristas para que seamos más y más santos. Pedid por los jóvenes que están abiertos a la llamada de Dios, ¡que la escuchen!Ojala que todos veamos nuestra vida como una vocación en la que el protagonista es Dios y en la  que el segundo protagonista (cada uno de nosotros) se arriesgue a escucharle y a responderle con fidelidad y entrega.

                                  VUESTRO AMIGO TOMÁS.

            

“Ven y Sígueme”

            Si me hubieran dicho hace once años que iba a estar escribiendo estas líneas no me lo hubiese creído. No cabía en mi cabeza el pensar que podría llevar una vida como la que llevo ahora.

            Por aquellos años yo ya había conocido algunos curas: en la catequesis, en las misas, en la escuela… Pero nunca hubiera pensado que mi vida estaba encaminada hacia la vocación sacerdotal.

            Tras una serie de acontecimientos: convivencia en el seminario, cursillos de ingreso, hablar con seminaristas… Decidí entrar en el seminario.

            Es ahora cuando me doy cuenta que la vocación no la podemos reducir a lo que uno siente interiormente, porque en mis planes no entraba la posibilidad del sacerdocio. Cuando decimos que uno tiene vocación estamos pensando que lo más importante en ésta no es su sentimiento y decisión. La vocación es una llamada que nos hace la iglesia a quienes considera “aptos”. Esto no significa que el individuo no cuenta, su respuesta será decisiva, es a él al que le toca aceptar o rechazar esa llamada.

            Esta manera de ver la vocación ha sido fundamental en mi vida, uno se siente frágil, débil... pero con la confianza de Quien le ha llamado. Él eligió a los que quiso, para que estuvieran con Él y para enviarlos a predicar (Mc 3,13s).

            En medio de esta sociedad que gira alrededor del éxito, bienestar, consumismo, materialismo… Dios por medio de su iglesia sigue llamando a jóvenes a dejarlo todo y seguirle (Mc 10,17-22).

            Leí hace unos años una cita del filósofo Julián Marías que me hizo pensar: “Siempre he creído que la vida no vale la pena más que cuando se le pone en una carta, sin restricciones, sin reservas; son innumerables las personas, muy especialmente en nuestro tiempo, que no lo hacen por miedo a la vida, que no se atreven a ser felices porque temen a lo irrevocable, porque saben que si lo hacen, se exponen a la vez a ser infelices”.

            Uno de las grandes miedos de los jóvenes de nuestra sociedad es lo irrevocable, esa indecisión ante los grandes retos de la vida. Tendemos a lo provisional, a lo que nos compromete “pero no del todo”, que nos obliga “pero solo en tanto en cuanto”. Preferimos no acabar de apostar por nada, o si no hay más remedio que hacerlo, lo rodeamos de reservas, de “ya veremos cómo van las cosas”.[foto7]

            Los jóvenes no se atreven a jugarse la vida a una carta, ¿Por qué comprometerlo todo a una carta cuando el juego de mañana no sé cómo se presenta? Es cierto que hay muchas cosas relativas en la vida, pero yo hoy no me refiero a éstas. Si yo pensara en el mañana, en lo que me puede pasar, en mis miedos… No estaría escribiendo estas líneas. Fue Benedicto XVI, quien al inicio de su pontificado afirmó: “Quien se encuentra con Cristo no solamente no pierde nada sino que gana todo. Él llena el corazón, esclarece las preguntas e interrogantes de nuestras cabezas, y la bondad que nos mueve a hacer el bien. Si te has encontrado con Jesús, Él cambiará tu vida, tus ideales, ilusiones, reacciones… todo es visto de otra manera. Jesús nos da como ley única el amor como Él amó. Él te conduce por el mejor de los caminos. Jesús es el mejor tesoro.[foto8]

 

                            VUESTRO AMIGO JOSÉ LUIS.

                                              

¡No tengáis miedo, abrid las puertas a Cristo! 

   

Invitación a la ordenación
Más personajes célebres
Calendario
«October»
MoTuWeThFrSaSu
24252627282930
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930311234
Enlaces Enlaces externos
atrás arriba