Secciones Skip Navigation Links
Villahermoseñ@s
Consagrados de Villahermosa. Modesta Andújar Villamayor
publicado el Wednesday, July 27, 2011

Continuamos la sección con una religiosa de las Apostólicas del Corazón de Jesús

Modesta Andujar Villamayor

Nació en el Santuario de Ntra. Sra. de la Carrasca[1], el 19 de marzo de 1945, la menor de seis hermanos, bautizada en la parroquia el 25 del mismo mes. Sus padres, José Antonio Andujar Rubio y Carrasca Villamayor Fernández. Abuelos paternos, Manuel Andujar Moya y Modesta Rubio Gallego. Abuelos maternos, Crisantos Villamayor Mayordomo y Pilar Fernández Moya. Confirmada fuera de la parroquia, el 30 de mayo de 1960.

  Cuando tiene 16 años conoce a las Damas Apostólicas del Corazón de Jesús que vinieron con niños varios veranos desde Daimiel para tener campamentos en el Santuario. Al abrigo de la Virgen nació su vocación. Eran los años 1960-1963

       En esos años pasa dos cursos escolares en Daimiel en el colegio-hogar de las Apostólicas del Corazón de Jesús donde va descubriendo su vocación y hace Ejercicios Espirituales. El 17 de abril de 1963 entra en la casa noviciado, en Madrid. Pasa tres años entre postulante y novicia y hace los votos temporales. Luego dos años más de formación-misión.

  Su primer destino fue Vigo (Pontevedra) por dos años en un comedor para pobres. De nuevo a Madrid por otros dos años. En la calle Embajadores, allí tenían albergue de hombres donde también se les daba cena y desayuno. También había colegio y comedor escolar. Luego estuvo en Palencia cinco años. Nuevamente otros cinco en el barrio “La Almenara” en Madrid, (lo que antes era barrio de traperos). Allí tenían un colegio con comedor. En el 1982 marcha a Galicia, donde ha estado 23 años. Allí trabaja en diferentes proyectos de Caritas Diocesana, muy específicos para la situación de las aldeas de la montaña de Lugo. Entre esos años pasa uno en Latinoamérica (El Salvador y Guatemala). Albacete fue otro de sus destinos durante cuatro años en el barrio periférico “Las Quinientas”. [foto]

            Actualmente está en Madrid donde colabora en un proyecto de Cáritas Diocesana de Madrid y un centro social de la Congregación.


[1] Sus padres fueron los santeros durante más de 30 años, antes y después de la Guerra Civil. También sus abuelos maternos

 

 

ASÍ NOS ESCRIBE ELLA

Soy la menor de seis hermanos (a mi predecesor no lo conocí, falleció a los doce días de nacer). Nací en Villahermosa (Ciudad Real). Mis padres eran gente campesina, sencilla y pobre, pero de una fe y confianza en Dios muy profunda y así nos la transmitieron, como DON de Dios.

  Por tradición familiar y amor a la Virgen de la Carrasca, mis padres eran los “santeros” y en el Santuario nos criamos todos. Yo fui quien menos estuve y salí prácticamente para entrar en la V.R.  Atraída por Jesús de Nazaret.

   Creo que igual que la fe la llamada al seguimiento de Jesús, es un regalo de Dios. Claro, Él se sirve de mediaciones. Cuando tenía 16 años vinieron desde Daimiel (Ciudad Real) al santuario las entonces Damas Apostólicas. Con diferentes grupos de niños/as y  jóvenes, de la gente más sencilla y pobre de Daimiel, para tener allí colonias (campamentos).

  La sencillez, alegría, y entrega incondicional de aquellas mujeres para que los niños disfrutaran, me impactó y las admiraba mucho, pero por nada pensaba que aquel estilo de vida pudiera ser para mí.

  Me enamoró Jesús de Nazaret, me sigue cautivando y mi mayor deseo es enamorarme de Él cada día un poco más.[foto]

  Me atraía la persona de Jesús y como he dicho antes, la sencillez, entrega y alegría de las Damas, todo lo que me iban contando de Luz Casanova, -Fundadora de la Congregación- los distintos lugares y misión que hacían…

  Eran los años 60-63, aún no había entrado en el noviciado cuando las Apostólicas me invitaron a pasar un curso escolar en Daimiel, donde ellas tenían un colegio, comedor de pobres y dispensario, donde se atendía a la gente que no tenía S. Social y se realizaban muchas visitas a enfermos. A mí me invitaron, supuestamente, para aprender Corte y Confección, (algo aprendí) pero lo que más me gustaba y hacía era visitar enfermos, ayudar en el comedor de pobres, en el comedor escolar del Alto (barrio empobrecido de Daimiel). Me iba sintiendo cada vez más atraída por el Jesús humano. Entonces experimentar a Dios más como a un amigo era como pecado. Se nos hablaba más del Dios que lo sabe todo, poderoso, milagrero y castigador. Y sin embargo, yo lo sentía como un Jesús cercano en la vida. ¡Cómo iba a ser posible que a un pobre que no iba a misa lo castigara Dios, además de su miseria! ¡Y cómo íbamos a saber que Dios es Amor misericordioso si casi no nos dejaban leer los Evangelios!  

  En el segundo verano que de nuevo fueron las Apostólicas al santuario con la misma misión. En mí iba brotando una inquietud e interrogaciones a los que no sabía muy bien dar nombre. ¿Qué les mueve a las Apostólicas? ¿Cómo es posible que dejen a sus familias para hacer esto? El descubrir que era el Dios de los pobres quien les movía y empujaba y además con alegría, me impresionó mucho. Todos los días me gustaba leer un trocito del Evangelio, (que ellas me regalaron) Como muchas otras, una tarde caminando de casa a otra huerta cercana a comprar verduras y hortalizas, en el trayecto iba pensando en la vida de Jesús, en lo que iba conociendo de Luz Casanova, en la misión de aquellas mujeres y como me gustaba lo que hacían… y de pronto experimenté como una fuerza que me impedía caminar y una voz: “y tú ¿por qué no”? Regresé con la verdura y hortalizas con sensación de gran gozo y paz y al mismo tiempo como con miedo, como que no quería escuchar aquello. Hablé con la que entonces estaba de responsable, Clotilde de la Higuera, ya todo se fue dando con mas o menos facilidad. Me invitaron nuevamente para ir otro curso a Daimiel para conocer mejor la Congregación, hice Ejercicios Espirituales. Y un miércoles de Pascua, 17 de abril de 1963 entré en la casa noviciado, en Madrid. Pasé tres años entre postulante y novicia e hice los votos temporales. Luego dos años más de formación-misión.

 Por diferentes lugares.

  Mi primer destino fue Vigo (Pontevedra) por dos años. En Vigo teníamos un comedor para pobres, visitas a enfermos y familias necesitadas, ayudándoles en lo que se podía.  Recuerdo a un chico de 18 años con leucemia que se alegraba cuando iba a verlo, pero que no quería saber nada de “curas” ni Iglesia. Su rechazo se debía a que un día fue a confesar y como estaba sordo y no entendía al sacerdote, éste le riñó. Luego, antes de morir quiso que un sacerdote determinado le confesara y no fue fácil encontrarlo. La imagen de este muchacho aún me viene a la mente. Y también la de otros. Visitar a aquellas gentes era como entrar de puntillas en sus casas, porque eran tan pobres que daban ganas de besar donde pisaban. Las visitas a aquellos enfermos de Vigo marcó mucho mi vida.

  De nuevo a Madrid por otros dos años. En la calle Embajadores. Teníamos albergue de hombres donde también se les daba cena y desayuno. También había colegio y comedor escolar. Comían más de cien críos. Era un barrio periférico y el colegio estaba rodeado de chabolas, se veía pasar las ratas. Hoy ese lugar es céntrico.

  Para mí era un tiempo de preparación. Hice los votos perpetuos. Luego estuve en Palencia cinco años. Nuevamente otros cinco en el barrio “La Almenara” en Madrid. (lo que antes era barrio de traperos) Allí teníamos colegio con comedor y visitábamos a las familias de l@s alumn@s.Vivíamos de nuestro trabajo

   En el 1982 fui a Galicia, donde he estado 23 años. Tengo gran respeto por cada lugar y misión que he vivido, gratos recuerdos y enriquecimiento. Quiero destacar algunos que han marcado mi vida de una manera significativa. Peites, una pequeña aldea en la montaña de Lugo (Galicia) Un gran regalo. He palpado a Dios en la gente, en la naturaleza. Peites y su entorno (un tanto olvidado por parte de la política, (solo cuando hay elecciones acuden todos) la sociedad, la Iglesia y la V.R) han sido para mí como una escuela de amor sencillo, profundo y sincero. Se me ha regalado el ir descubriendo en el día a día, el valor de lo pequeño, lo que no cuenta, lo que no se conoce y tampoco interesa mucho conocerlo. El valor de la acogida, hospitalidad, cercanía, vecindad, la fe profunda de la gente mas empobrecida. Al Dios de la vida, al Dios, Padre-Madre, con entrañas de misericordia. Al Jesús, Hijo de Dios cercano, “uno de tantos” amigo, que está en cada persona. El valor de la escucha, del SER y el ESTAR.

  Trabajábamos en diferentes proyectos de Caritas Diocesana, muy específicos para la situación de las aldeas de la montaña  de Lugo.

 Dentro de nuestro carisma los/as pobres y los/as niños/as tienen prioridad.

   En estos años incluyo: uno de reciclaje (sabático) en Latinoamérica: El Salvador y Guatemala principalmente, unos días en Chiapas (México) y en R. Dominicana. Una experiencia muy fuerte e inolvidable. Se palpa al Dios de la VIDA en medio de tanto sufrimiento, hambre, dolor, muerte…y al mismo tiempo ganas de vivir. También tres meses largos en Luanda (África) donde es más de lo mismo que lo anterior, pero aumentado. Me impresionaba la fortaleza de las mujeres, son las que sacan a la familia adelante y siempre están dispuestas para aprender.

    He visto a muchos niños morir por múltiples infecciones. ¡Cómo no va a estar Dios ahí! Me impresionaba ir por la calle y la chiquillería son felices jugando con la tierra, un pedazo de plástico…y se alegraban un montón tan sólo porque les daba la mano y les sonreía. Y creo firmemente que si Dios no está ahí ¿dónde va a estar? No me extraña que vengan inmigrantes, lo raro es que no vengan más. Aquí por lo menos comen.

 Por eso cuando oigo decir a la gente ¿”A qué vendrán si no hay trabajo”? Recuerdo esos lugares… Y cuando dicen: ¿”por qué tendrán tantos hijos”? Para ellos, sobre todo para las mujeres, tener hijos es su única riqueza. Es muy fuerte.

 Albacete, otro de mis destinos durante cuatro años en un barrio periférico “Las Quinientas”. Otra realidad diferente, pero no menos enriquecedora.  En este barrio vive bastante gente de Latinoamérica y África, también familias gitanas. Intentamos vivir con la gente como unas vecinas más, la casa abierta y desde una actitud de acogida, escucha, sencillez, relaciones de vecindad… También colaborando en Caritas Diocesana y parroquial, Colectivo de mujeres, Comercio Justo, Consejo parroquial, Liturgia, Asociación de Vecinos…

  Y ahora en Madrid. Colaboro en dos proyectos. Donde vivimos una comunidad de cuatro, son viviendas para familias con pocos recursos (sobre todo hay familias inmigrantes) Es proyecto de Cáritas Diocesana. Junto con un equipo de tragadoras/es sociales, psicóloga…acompañamos a estas familias por un periodo de dos años, para su reintegración social lo mas digna posible. Las mañanas de cuatro días en semana, colaboro en un centro social de la Congregación. Las personas que atendemos también son predominantemente inmigrantes.

Carisma

Nuestro carisma como Apostólicas del Corazón de Jesús es: “El más ardiente amor al Salvador y la máxima estima del valor de la persona, sobre todo los pobres y los niños” y “que todos se sientan con derecho a contar con nuestro cariño”. Esto es lo que quiero vivir a tope. No quiere decir que lo viva, tengo muchos fallos y limitaciones y aún me falta muchísimo, pero lo quiero y lo intento cada día...

  Nunca hemos tenido hábito. Luz Casanova decía, que para estar con la gente más pobre, el hábito no ayudaba y podía parecer así como ir de “salvadoras” y nadie salva a nadie, el único Salvador es Jesucristo. Queremos ser conscientes de que donde vamos, Dios ya está y cuando nos vamos El sigue estando.

 Mi unión con el Señor es sencilla. Intento cada día descubrirlo en la Eucaristía, en la gente con la que me encuentro, en las diferentes circunstancias, en lo pequeño. Suelo rezar -al menos lo intento- con la Palabra, con los acontecimientos del diario vivir donde Él está presente. Sobre todo su Palabra y la gente más sencilla y empobrecida me enriquecen mucho.[foto]

   Sigo feliz y agradecida por la invitación que el Señor me hace cada día a su seguimiento.

 

  Esto es un trocito de mi vida y quizá sea algo largo. Puedes quitar lo que te parezca mejor.

           Saludos. Modes.

Más personajes célebres
Calendario
«June»
MoTuWeThFrSaSu
28293031123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829301
2345678
Enlaces Enlaces externos
atrás arriba